Actualmente vivimos en una sociedad donde prima la competitividad, el capitalismo y el consumismo. Compramos ropa de usar y tirar sin pensar en las consecuencias que esto tiene. Cada 15 días, aproximadamente, llegan nuevas colecciones a las grandes superficies, creando así la necesidad de consumir, tener siempre lo último y el armario lleno de ropa a la que muchas veces no le damos utilidad. Tenemos precios asequibles, pero…¿hay calidad en lo que compramos?

LESS IS MORE

Como punto positivo, vemos que poco a poco, cada vez más gente opta por la moda lenta, de origen natural, respetuosa con el medio ambiente y las personas. Esto es lo que denominamos “SLOW FASHION” y es la antítesis del conocido “Fast Fashion”.
El término “Slow Fashion”, se concibe como aquello que es de calidad, exclusivo, que apoya a los comercios locales y empresas con poco personal. Se hace introduciendo la trazabilidad, es decir, sabiendo quién, dónde y en qué condiciones se ha elaborado la prenda.
Es una alternativa beneficiosa, ya no solo para el medio ambiente y las personas que trabajan produciendo ropa, si no para nosotros mismos, para nuestra salud.

Os presentamos a Fabián Ozán, que nos trae una colección llena de color, de alegría, de vida. En ella podemos encontrar formas y volúmenes con los que no pasar desapercibida.
Ha trabajado y luchado desde muy joven por aquello que le apasionaba, la costura, algo que le viene de familia. Apasionado de la creatividad, siempre está ideando nuevas formas y nuevos diseños.
Trabaja bajo el slow fashion, creando prendas exclusivas para sus clientas. Hemos tenido la suerte de poder estar en su taller y ver los diferentes procesos de diseño que hay que realizar hasta crear el diseño final.

Hola Fabián, para empezar con la entrevista, nos gustaría saber como decidiste que tu camino profesional estaba en la moda.
Bueno, esa decisión la tomé hace muchos años. Tenía 14 años cuando cogí por primera vez una máquina de coser gracias a mi padre, que se dedicaba también a la costura. Más tarde, con 18 años, hice un cambio radical en mi vida y me mudé a Mendoza (Argentina), donde vendía corbatas en las oficinas públicas de la ciudad.
La gente poco a poco me iba conociendo y fueron pidiéndome más prendas, por lo que me puse a dar clases de costura y así fue como empezó todo y supe a lo que quería dedicarme. Coser es un estilo de vida, me encanta crear.

El mundo del diseño parece muy competitivo y difícil, al menos desde ojos externos. ¿Te ha costado mucho darte a conocer? ¿Qué has aprendido de la experiencia?
La moda es un mundo complicado pero muy gratificante, hay que ser constante y ponerle pasión a lo que haces. Cuando vine a Almería, no sabía como funcionaba la costura aquí, por lo que empecé a trabajar con la diseñadora nupcial María Barragán como cortador durante 2 años. Después, decidí tomarme un tiempo para pensar que hacer para montar mi propio taller. Además, me apunté a los estudios de “Modelismo de Indumentaria” en la EAA, estuve poco tiempo ya que combinar trabajo y estudios era muy duro. Aquí hice buenos contactos y empezaron a conocerme por los arreglos que hacía. He llegado a trabajar con 54 tiendas realizando arreglos y ya llevo 7 años con el taller dedicándome a esto.
Hace 3 años, decidí dar un paso adelante y hacer realidad muchas prendas que tenía en mente. En mi taller podéis encontrar un espacio con un muestrario de estas creaciones, donde podéis verlas y probarlas.

¿Cuál es la parte más gratificante de tu trabajo?
Creo que sin duda alguna, la parte más gratificante de mi trabajo es ver como las prendas cobran vida puestas en un cuerpo. Ver como se mueven, como realzan a la mujer… Cambian completamente y eso me emociona, es maravilloso.

Cómo reconocer el estilo de la marca Fabián Ozán:
Algo que caracteriza a la marca son las mangas abullonadas, los volúmenes y los volantes. Hacemos prendas lineales, de fondo de armario y con poco estampado.

¿Qué es lo que más te gusta del proceso creativo?
A la hora de realizar una nueva colección, son muchos los pasos que hay que dar hasta llegar a los diseños finales.
Si me tengo que quedar con algo, sería con la costura. Sentarme a coser me emociona, es algo que me hace evadirme de todo lo demás, es el momento donde dejo la mente en blanco y todo fluye. Podría estar el día entero cosiendo y no me canso. Es una actividad en la que siempre he sido constante y he encontrado en ella un modo de vida.

Sabemos que siempre estás creando y tienes nuevos proyectos en mente, ¿con qué nos sorprenderás próximamente?
Sí, siempre ando creando, la moda la entiendo como efímera por lo que hay que adaptarse rápidamente a los cambios y necesidades. Ahora acabo de terminar una colección, la cual presento en Costa de Almería Fashion Week. Diseños elegantes, en los que he usado colores como el negro, el blanco y el rojo como principales. Pronto podréis ver el resultado final en el vídeo promocional del evento.
Además, ya estoy pensando en la colección de verano 2021.

Muchas gracias por dedicarnos parte de tu tiempo, ha sido todo un placer trabajar y aprender contigo. Te deseamos lo mejor, nos encanta la creatividad que tienes y el amor que le pones a cada proyecto.